Cómo limpiar una alfombra de lana

Una alfombra de lana es un elemento muy cálido y decorativo para el hogar. Además, la lana contiene lanolina que repele las manchas y los ácaros del polvo. Sin embargo, con el paso del tiempo tenemos que hacer uso de productos de limpieza para tintorerías y limpiar la alfombra para su cuidado.

Pasos a seguir para la limpieza

La mejor opción para la limpieza de una alfombra de lana es llevarla a la tintorería. No obstante, si las manchas son leves lo primero que debe hacerse es sacudir la alfombra. Luego se extiende sobre el suelo, en un lugar en el que no haya problemas por manchar algo, y se aspira por un lado y por otro.

A continuación, se puede llenar un pequeño recipiente con agua fría y agregarle una o dos cucharadas de detergente. Luego llenamos un segundo recipiente con agua fría y limpia. Sumergimos una esponja en el recipiente con agua y detergente y limpiamos comenzando por un extremo de la alfombra. Hay que enjuagar con frecuencia la esponja y tratar de no mojar mucho las fibras de lana, ya que son muy absorbentes y pueden tardar mucho en secarse.

El siguiente paso será sumergir la esponja en el agua limpia y fría para enjuagar la zona que se ha limpiado. Este paso es muy importante, ya que cualquier porción de detergente que quede en la lana atraerá más la suciedad luego. Secamos el área limpia para absorber la humedad excesiva y repetimos los pasos hasta que la alfombra quede limpia.