Limpieza y mantenimiento de las alfombras de piel

Son muchas las personas que adoran decorar sus hogares con alfombras ya sean de piel natural o sintéticas. Aparte de tener una función ornamental, también sirven para brindar calidez a las estancias. Las empresas limpiezas de alfombras conocen la importancia de una correcta limpieza de estas prendas, así que presta atención para saber cuál es su mantenimiento óptimo.

¿Cómo actuar frente a una mancha en tu alfombra?

Ya sea de piel de vaca, de cabra, ternera, oveja o sintéticas de pelo largo, la clave de un perfecto mantenimiento de tu alfombra es pasarle la espiradora a menudo para eliminar el polvo y los alérgenos como ácaros y otros microorganismos. Deberás hacerlo siempre siguiendo el sentido natural del pelo o bien sacudirla con una palmeta.

En el caso de que tenga una mancha, utiliza un paño humedecido con agua y un poco de jabón neutro para limpiarla. Si el paño es de algodón mucho mejor, y recuerda que no debes empapar el cuero y frota suavemente siempre en el sentido del pelo. Jamás utilices disolventes, las metas en la lavadora o la secadora ni la planches bajo ningún concepto.

A la hora de guardarlas hasta el próximo invierno, las de cuero o piel natural no es necesario lavarlas, bastará con aspirarles el polvo y limpiarla con un trapo humedecido como hemos explicado antes.

Si son alfombras finas y decorativas no es necesario que las guardes. Las alfombras de pelo largo, en cambio, sí podremos lavarlas con productos naturales antes de guardarlas. Eso sí, antes de guardarla asegúrate de que está bien seca y el lugar esté bien ventilado.